"Fui a Abuelas con dudas de todo tipo"


Leonardo Fossati conoció su origen en agosto de 2005

"Cuando me enteré que no era hijo biológico de mis padres, estuve un tiempo pensando que era un chico abandonado", explica Leonardo Fossati, restituido el 11 de agosto de 2005. "A mí me fueron a buscar a la casa de una partera en La Plata, así fue que mejor cerré la historia por ahí, porque no había forma de seguir indagando: la partera había fallecido, ya no existía ese lugar". Leonardo, como muchos jóvenes con su identidad falseada, no fue adoptado legalmente sino inscripto como hijo propio de quienes lo criaron.

"Un día una amiga me comentó que en La Plata había una oficina de Abuelas, me sugirió que fuera, que preguntara, porque más allá de que se dedicaban a la búsqueda de familiares de desaparecidos, también me podían asesorar en el tema", recuerda acerca de sus pocas sospechas de ser hijo de desaparecidos. "Fui con dudas de todo, hasta dudas de con quién me iba a encontrar, porque yo tenía una buena imagen de Abuelas pero conocía muy poco de eso. Me acerqué, tuvimos un par de entrevistas, me dijeron que iban a buscar con los datos que yo les había dejado, que cualquiera cosita me avisaban, y que como último elemento me harían un estudio de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos. Finalmente me hice este estudio y la verdad es que seguía con muy pocas expectativas, lo que yo quería era transitar este camino y agotar toda las instancias, pero con pocas expectativas", asegura. Finalmente "En agosto supe los resultados, y la verdad que fue una puerta que se abrió, no solamente porque era algo que no esperaba, sino porque creo que aquel que se lo espera tampoco se imagina todo lo que esto te puede generar en lo personal y en los demás también. No dejo de sorprenderme día, día... sobre todo con la familia que me buscó durante 28 años."