¡No te quedes parado cinco minutos que te pavimentan!

www.saberdequesetrata.com

Mano a mano con: El presidente del Partido Solidario, Carlos Heller, es el primer candidato a diputado nacional para las elecciones del 28 de junio por el Frente para la Victoria. Fue postulante a vicejefe de Gobierno de la Ciudad en 2007. Desde 2005 es presidente del Banco Credicoop, entidad cooperativa de la cual fue Gerente General desde su fundación en 1979. Además, fue vicepresidente de Boca Juniors durante 10 años.

DQST: ¿Son unas simples elecciones legislativas las del 28 de junio, o son tan importantes como plantea el gobierno?

Carlos Heller: Nosotros sentimos que el 28 de junio la ciudadanía va a participar en una suerte de test en la que va a decidir si quiere que este proceso continúe o no. Hay dos caminos posibles: rescatar positivamente todo lo que se hizo y hacer hincapié en lo que falta o volver a las experiencias anteriores. Una representa algo similar a lo que fue la Alianza y otra representa la década del 90, la del menemismo puro. A pesar de que algunos están en campaña y para ganar votos se disfrazan y emiten discursos asombrosos que nada tienen que ver con lo que esta gente viene predicando desde hace mucho tiempo, yo creo en la capacidad de memoria de la gente.

DQST: ¿Por qué cree que la Capital hasta hoy siempre votó tan distinto que el resto del país?

Carlos Heller: Creo que en el país se fue desarrollando una cultura de cierto rechazo a lo público como sinónimo de ineficiente y de corrupto. Esta concepción también ha calado hondo en la Ciudad de Buenos Aires, porque es probable que las administraciones que el imaginario popular define como progresistas, no hayan dejado resultados satisfactorios.

DQST: ¿Qué opina de la gestión de Mauricio Macri en la Capital?

Carlos Heller: Hemos visto que este gobierno del Pro ha dado marcha y contramarcha permanentemente. Y lo más preocupante es que ha dejado de hacer todo lo importante que le prometió a la ciudad y se ha limitado a algo que evidentemente le da resultado: todo lo que se ve, todo lo que es acción directa. ¡No te quedes parado cinco minutos que te pavimentan! Cuando se les pregunta dónde están los 10 kilómetros de subte por año que prometieron, contestan que el Gobierno nacional no les otorga los fondos. Cuando se les pregunta por las obras para prevenir inundaciones, que también prometieron, dicen que no les dan los avales. Con la basura pasa algo similar, y así sucesivamente. Y cuando los maestros piden un aumento, Macri acusa que es culpa de la política que enrarece todo.

DQST: ¿Qué medidas está tomando el Gobierno nacional frente a esta crisis mundial sin precedentes?

Carlos Heller: Por primera vez desde que tengo memoria en vez de hacer ajustes, de decir que hay que vender las empresas del estado o echar a los empleados públicos y pagarle menos a los maestros frente a una crisis de este tamaño, se hace lo contrario. Se han tomado medidas de reactivación que van al revés del ciclo; las exportaciones han disminuido por la crisis mundial, pero se ha fortalecido el mercado interno, lo cual significa que la gente tenga más trabajo y gane más. Sin duda la crisis nos golpea, pero estamos comparativamente mejor que muchos de los países del primer mundo.

DQST: ¿Qué piensa de la postura de este gobierno frente a los organismos internacionales como el FMI?

Carlos Heller: Este gobierno ha mantenido una actitud firme en cuanto a nuestra soberanía para desarrollar nuestros propios mecanismos de financiamiento como por ejemplo la creación del banco Unasur. Es algo inédito decirle al G20 que no queremos relaciones de subordinación. Lo que la Argentina viene planteando ya desde la presidencia de Néstor Kirchner, es que no va a aceptar los condicionamientos del FMI. Ya no está dispuesta a hacer lo que siempre pide: ajustar nuestra economía, generar mayor desempleo, cerrar empresas, privatizar, hacer ajustes. Lo que ha hecho la presidenta en la reunión del G20 es pedir que el FMI dé préstamos sin condiciones para que sean una ayuda y no se conviertan en administradores de nuestro destino eliminando nuestra capacidad de decisión interna.

DQST: ¿Este es el modelo del que habla Néstor Kirchner?

Carlos Heller: Claro, es lo que se va a votar el 28 de junio. Esta actitud firme del gobierno frente al resto del mundo es novedosa y hay que rescatarla. La Argentina hoy sigue teniendo superávit comercial. El FMI, que no nos ve con tanta simpatía, pronostica que vamos a tener una caída del PBI. Sin embargo cree que, junto a Trinidad y Tobago, somos los dos países de la región que vamos a tener superávit en la cuenta corriente, tanto en el 2009 como en el 2010. Yo pido que pensemos si queremos poner en juego todo esto y volver a la experiencia anterior. Además, mirémosle el currículum a los que van a estar en las elecciones para ver sus antecedentes, les aseguro que no los ayuda.

DQST: ¿Cuál fue para usted el mayor logro de este Gobierno?

Carlos Heller: Uno de los mayores logros fue el aumento a los jubilados. Durante más de una década los sueldos de los jubilados estuvieron congelados y los últimos años hubo doce modificaciones. Además, durante estos años se hizo una cosa fantástica que es que se incluyó a un millón y medio de personas, producto de la informalidad laboral, que estaban desprotegidos porque no tenían aportes; el Estado se hizo cargo asumiendo la responsabilidad de darle a esos ciudadanos algún nivel de contención. Es cierto, todavía faltan mejoras, pero no es justo desconocer que se ha avanzado mucho en ese aspecto. Recordemos que la plata de los jubilados estaba al servicio de un grupo de empresas. Es decir, que los jubilados estaban financiando a las grandes corporaciones y el resto de la plata estaba puesta en los bancos a plazos fijos a tasas altísimas, ayudando a elevar el costo del crédito. Hoy, el dinero de la ANSES se está utilizando para alimentar el proceso productivo y defender el mercado interno que es, en definitiva, la mejor garantía para que la Argentina siga produciendo, haya trabajo, y los aportes no se interrrumpan.

DQST: Formó parte de la delegación oficial que participó de la reunión de los líderes progresistas en Viña del Mar. ¿Qué fue lo que se discutió allí?

Carlos Heller: Pude presenciar debates que lamentablemente a mi gusto no fueron bien representados en los diarios. Uno de los momentos dignos de destacar fue una charla entre la presidenta Cristina y el vicepresidente de Estados Unidos y el primer ministro británico. Les manifestó que la Argentina estaba de acuerdo con las reglas, pero bajo dos condiciones: que las reglas las hagamos entre todos y que las cumplamos también todos. Lo que es inadmisible es que haya unos países que dictan reglas y otros que tienen que cumplirlas. Estados Unidos este año va a tener un 12% de déficit fiscal, ¿dónde están las recetas del FMI? ¿y sus planes de ajuste? La estructura hasta ahora diseñada, insisto, es para unos que mandan y otros que cumplen. Y lo que se está diciendo con gran dignidad y con gran autonomía y sentido de los derechos soberanos es: apoyamos todas las reglas que hagan falta, pero las discutimos entre todos y las cumplimos todos. En su discurso, Cristina dijo que no hay Naciones Unidas posibles si hay países que conservan el derecho de invadir a otros, pese a que todos los demás voten en contra.

DQST: ¿Cómo ve el futuro de la Argentina?

Carlos Heller: Dejame que insista en algo. La Argentina es un país fantástico, hace siete años estábamos al borde del desastre total, no nos olvidemos que en una semana tuvimos cinco presidentes. Venimos trabajando intensamente en un proceso en el que hemos crecido a tasas sensacionales durante los últimos seis años. Tasas que nos han devuelto el nivel de producción, una disminución importante del desempleo y la pobreza. Nos han permitido poner en marcha planes ambiciosos y la recuperación del rol de lo público. Las elecciones son siempre un test de la voluntad de avanzar o de frenar. Creo que tenemos que asumir responsablemente ese llamado a la reflexión de lo que está en juego. Pensemos y meditemos bien cómo vamos a votar, pero insisto, hagamos memoria. Tenemos una propuesta que habla de ir para adelante, de crecer y no de ajustar y ese no es un dato menor.