La mega muestra de Clarín y La Nación ofrece insumos pero sobre todo tribuna a opositores

Por tercer año consecutivo se puso en marcha la mayor exposición de máquinas, insumos y tecnologías para los productores pudientes de Argentina. También fue la cita obligada de los políticos de la contra.
EMILIO MARIN (Diario La Arena)
Durante años cada uno de los grandes diarios del establishment tenía su propia exposición agrícola-ganadera. Un toque de clarín desarrollista se oía en Feriagro y el director del suplemento rural, Héctor Huergo, titulaba sus artículos sobre la edición 2005 como "Revolución". Sus colegas de la "Gaceta Ganadera" no se quedaban atrás en autoelogiar la exposición de su empresa, llamada Expo-Chacra.
Desde 2007 ambos emprendimientos se unieron en una sola, Expoagro, realizada en establecimientos de la provincia de Santa Fe. La inaugurada ayer con presencia del vicepresidente Julio Cobos y los gobernadores de Santa Fe, Hermes Binner, y el de Buenos Aires, Daniel Scioli, abrió sus puertas en "El Asombro", Theobald, a la altura del kilómetro 238 de la ruta 9.
Scioli había cortado las cintas el año anterior, junto con directivos de Clarín y Nación, apenas unos días antes que estallara la furia sojera. Con su habitual filosofía barata de que "tenemos que estar unidos, dialogar gobierno y campo, y trabajar para el progreso de los argentinos", más otros lugares comunes, el mandatario bonaerense quiso preservarse como "puente" entre los grandes productores agropecuarios y el gobierno nacional. Es la mayor esperanza de la Mesa de Enlace Rural al interior del kirchnerismo, donde se aguarda que llegado el caso se termine alineando como Cobos en la madrugada del 17 de julio pasado.
Por su parte el mendocino rebautizado "Judas" aquel día, estuvo en "El Asombro" y repitió su discurso favorable a bajar las retenciones a la soja, que es el leit motiv de los empresarios que montan la muestra. "Puede ser una solución para el Gobierno porque las exportaciones, las importaciones y los precios internacionales han caído mucho. En este contexto hay que ver si no resulta conveniente una reducción gradual", declaró el vicepresidente. Sabe que su eventual candidatura para 2011 depende del apoyo que concite en este lugar, luego de los aplausos y hasta ovaciones que logró en la última muestra de la Sociedad Rural en Palermo.
La oposición no puede quejarse de los dardos de la presidenta y el ministro del Interior, sobre sus vínculos con los ruralistas. Este es el verdadero "doble comando": de un lado la Mesa de Enlace Rural y del otro Mauricio Macri, Felipe Solá y Francisco de Narváez, más Elisa Carrió y Margarita Stolbizer, voluminoso dúo cuyo arribo a Expoagro estaba previsto para hoy. Las damas de la Coalición buscan unificar personería con el energúmeno de Gualeguaychú y los garcas de Carbap, conducidos por Pedro Apaolaza, opuestos a los acuerdos del martes pasado entre los cuatro dirigentes patronales y los ministros Florencio Randazzo y Débora Giorgi.
"Si yo hubiera estado allí no habría firmado", manifestó Alfredo de Angelis, provocando que a Eduardo Buzzi se le hincharan las gónadas y a Carrió su superego.

Más políticos que tractores.
Macri no puede andar mucho por la Capital Federal porque ya no enamora a los porteños como en junio de 2007. Parece estar más alta su imagen entre los productores sojeros, luego que el PRO y su diputado Federico Pinedo fuera parte de todas las movidas parlamentarias contra la resolución 125. Por eso el jefe de gobierno neoliberal estuvo en Theobald y dijo que "no es sacándole a unos para darle a otros que se redistribuye la riqueza, sino fomentando el crecimiento". Se entiende su defensa del 10 por ciento más rico que en este país percibe treinta veces más que el 10 por ciento más pobre.
Hace unos días el macrismo, junto al resto de la oposición de derecha, montó un acto en el Congreso para que los ruralistas se despacharan a gusto. "Nos están torturando con los mismos instrumentos" dijo Hugo Biolcati, titular de la Rural, una entidad que bien sabía de las reales torturas y crímenes durante la dictadura y que en cambio las saludó en 1976 durante la presidencia de Celedonio Pereda.
Los miembros de la Mesa de Enlace tuvieron luego otra reunión con los macristas y peronistas derechosos, preparando su estrategia parlamentaria. Quieren que la semana entrante se pueda discutir su proyecto de rebajar o directamente eliminar las retenciones a la soja, tal su núcleo programático.
Por eso no extrañó la presencia de Cobos, Macri, Solá, De Narváez, etc, y el anuncio del arribo de Carrió y su candidata bonaerense. Estos opositores se han ido a Expoagro "como chancho a las papas".
Y no fueron los únicos. Antenoche, el evento se inauguró con una cena en la Sociedad Rural de Rosario, con presencia de Binner, Rubén Giustiniani, el defensor del pueblo Eduardo Mondino y los caballeros de la Mesa de Enlace.
La cena sirvió para hacer política y sociales. Se sacaron una foto Buzzi y De Angelis, muy sonrientes y se supone con las pelotas desinchadas. No estuvo Mario Llambías, el líder de CRA al que los dirigentes de Carbap querían comerle el hígado por la firma de compromisos con el gobierno que consideran entre insignificantes y traicioneros.

Máquinas también.
Con tanta concentración de políticos de derecha y centro derecha (a los "socialistas estancieros" habría que ubicarlos en este rango), casi pasó a segundo plano lo comercial de la muestra. "Hay que vender", habrán dicho a sus empleados en los 500 stands los jefes de Nidera, Monsanto, Galicia, Pionner, Cargill, Du Pont, Claas, Metalfor, Ford, Siderar, Quickfood, Telecom, Singenta, Continental, John Deere, Don Mario, Ipesa y tantas otras firmas extranjeras y nacionales.
Los responsables técnicos de la muestra admiten que en esta edición de Expoagro disminuyó un 25 por ciento el número de expositores y la superficie del predio, respecto al año anterior. De todos modos, además de los nombrados y muchos más, están los de "fierro" que no faltan nunca. Por ejemplo, se abrió la matera de UATRE (peones rurales) dirigidos por Gerónimo Venegas, un justicialista y sólido aliado de las patronales rurales durante los nueve lock outs que llevan realizados desde 2003 a la fecha. Para que no se diga que no hay movilidad social, Venegas tomaba mate con Biolcati, el titular de la SRA y dueño de 160.000 hectáreas y socio tambero de Milkaut. ¿Quién dijo que la vieja oligarquía no se democratizó?
Los fabricantes de maquinaria agrícola están a sus anchas en Theobald pues además de tentar a los productores locales tienen a representantes de 36 países venidos a comprar tecnología de estas pampas. Se la cree responsable de cosechas que bordearon los 100 millones de toneladas de granos. Una parte de la misma, estimada por el gobierno en 9 millones, aún está en silos aguardando una rebaja de retenciones para tomar toda la ganancia. Los estadounidenses de Du Pont, la controlante de Ipesa-Silo, dicen que las bolsas suyas son las de mayor aguante...
En datos de producción y venta de maquinaria, no hay concordancia. El Indec aseguró que en 2008 había habido una caída del 4,9 por ciento, pero el titular de la cámara Afamac, Ramón Lambertini (Mainero), sostuvo que en Córdoba el descenso fue del 40 por ciento respecto a 2007.
En pronósticos catastrofistas, se destacó una nota previa de "La Nación" (21/2), titulada "Aumenta la iliquidez en la totalidad del sector agropecuario". ¿Tan mal están los productores? Sería entonces un contrasentido la expectativa de Expoagro de concretar buenas ventas hasta el domingo.
Otro contrasentido es que el vilipendiado Estado colabore con los privados a realizar esos negocios. La Fundación ExportAr, que expresa esos intereses, tiene financiamiento del Estado. Y el Banco Provincia ofreció créditos a los productores a una tasa fija del 8% anual, para la siembra de trigo, la cría de ganado y la producción lechera. ¿Qué banco privado les ofrece eso? ¿Por qué el Bapro no financia así a Pymes, cooperativas y fábricas recuperadas? Lo peor es que van a darle esos créditos a la gauchocracia y después ésta dirá que "son insignificantes".
Entre las notas de color sobresale la oferta de "Agro ecológico" de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid). La entidad fue fomentada por Monsanto, una multi que no es precisamente ecológica sino contaminante según denuncias de todo el mundo.