''Comercio sin dólares es sólo un paso en la integración Argentina-Brasil''


"El aspecto más fecundo, más rico, con más posibilidades en la integración de América del Sur, del Mercosur, es la integración productiva en los sectores fundamentales de la economía".
"La integración se va a hacer en el plano profundo real de la producción y de las inversiones y de la tecnología, en torno de algunos ejes matrices de la integración de los sectores estratégicos, transformación de los recursos naturales, bienes de capital, tecnología avanzada, capacitación de recursos humanos, y, por lo tanto esta visita que acaba de hacer la presidenta argentina (Cristina Fernández), a Brasil, es un paso en el buen sentido".

TeleSUR _ 20/09/2008
La decisión de los gobiernos de Argentina y Brasil de eliminar el uso del dólar norteamericano en sus transacciones comerciales, las cuales ahora se realizarán con pesos y reales, es apenas un paso en los planes de acercamiento y cooperación que manejan los gobiernos de ambos países, asegura el economista argentino Aldo Ferrer.

En entrevista exclusiva para TeleSUR, el académico comentó la reciente visita a Brasil de la presidenta Cristina Fernández y consideró que la medida monetaria, que entrará en vigencia el próximo tres de octubre, impulsará también las iniciativas de desarrollo planteadas por el Mercado Común del Sur (Mercosur).

"La integración se va a hacer en el plano profundo, real, de la producción y de las inversiones y de la tecnología, en torno de algunos ejes matrices de la integración de los sectores estratégicos, transformación de los recursos naturales, bienes de capital, tecnología avanzada, capacitación de recursos humanos, y, por lo tanto esta visita que acaba de hacer la presidenta argentina (Cristina Fernández), a Brasil, es un paso en el buen sentido".

Aldo Ferrer fue secretario de Economía de la provincia de Buenos Aires, ministro de Economía y ex presidente del Banco de Buenos Aires.

Inicialmente, ¿qué impacto tendrá en los microempresarios la eliminación del dólar en el comercio bilateral?

-Yo creo que la reunión que tuvo la presidenta argentina (Cristina Fernández) con el presidente del Brasil (luiz Inácio Lula da Silva) incluyó esta medida monetaria para otras cosas tanto más importantes. La medida monetaria es significativa, porque permite abaratar costos de las transacciones, después habrá saldos que se compensarán y seguramente esto va a influir no sólo el comercio de bienes, sino también de servicios, en particular el turismo, lo cual va a facilitar ciertamente los gastos de los turistas brasileños en la Argentina y viceversa.

Pero insisto, creo que esta visita de la presidenta a Brasil incluye acuerdos importantes en materia de la industria naval, producción de barcos acá en el país, integrando los astilleros de los dos países, la construcción de la empresa de Galavís, el acuerdo en materia nuclear, el acuerdo incluso en el sector aeronáutico.

La iniciativa monetaria tiene no sólo un valor real para facilitar las transacciones, sino también un valor simbólico de que vayamos creando pasos comúnes que incluyen el aspecto monetario. Así que creo que esta visita ha sido positiva, ratifica la profundidad del acercamiento argentino-brasileño, esto abarca al conjunto del Mercosur y desde luego, a Venezuela, donde hay infinidad de posibilidades.

Argentina hace muchos años tuvo una capacidad considerable en la industria aeronáutica que fue abandonada por errores de la política económica; Brasil siguió adelante construyendo una gran empresa y ahora tiene la posibilidad de integrar esas actividades en los dos países.

Yo diría que tal vez el aspecto más fecundo, más rico, con más posibilidades en la integración de América del Sur, del Mercosur, es la integración productiva en los sectores fundamentales de la economía, la producción de bienes de capital, de maquinaria, de tecnología, el desarrollo de la infraestructura, la cooperación tecnológica; y entonces en estos terrenos, esta visita de la presidenta argentina a Brasil ha sido muy útil, porque se han desplegado una serie de iniciativas en todos esos campos.

Tal vez lo más llamativo ha sido el aspecto monetario de la cuestión, porque estas cosas siempre llaman mucho la atención, pero probablemente han sido más significativas en los términos, digamos "reales" de inversión, producción.

De todas maneras la iniciativa monetaria tiene no sólo un valor real para facilitar las transacciones, sino también un valor simbólico de que vayamos creando pasos comúnes que incluyen el aspecto monetario. Así que creo que esta visita ha sido positiva, ratifica la profundidad del acercamiento argentino-brasileño, esto abarca al conjunto del Mercosur y desde luego, a Venezuela, donde hay infinidad de posibilidades y, de hecho, han venido sucediendo de cooperación concreta en el plano de la tecnología, de la producción agraria e industrial, de las transferencias de conocimientos.

Así que estamos en una tarea compleja de nuestros países de construir una integración y, al mismo tiempo, construir la integración nacional, porque lo que caracteriza la realidad sudamericana es que nuestros países mismos todavía no están suficientemente integrados de frontera para adentro. Tenemos que integrar esta realidad con la cohesión social, la industria, la tecnología, el fortalecimiento de la democracia. Así que es una tarea simultánea y convergente, la de la construcción regional y la construcción regional.

-Doctor Ferrer, esta medida entrará en vigencia el próximo 3 de octubre y deben participar los bancos centrales de ambos países. En este sentido también se ha indicado que se regirán las transaciones a través de una tasa SML. Para quienes no son expertos en el tema económico, ¿cuál es la manera más sencilla de entender cómo funcionará?

-Hay que esperar los detalles de la operación, éste es un primer anuncio. Seguramente los bancos centrales van a anunciar próximamente cuáles son los detalles, pero lo evidente es que las transacciones se van a pagar en las monedas nacionales, las importaciones que haga Argentina desde Brasil se pagarán en Reales y viceversa. Los brasileños pagarán en pesos lo que le compren a Argentina. Esto va a resultar después en una compensación de saldos y ya se verá cómo se hará, pues en Argentina no contamos con la información detallada de la operatoria, cosa que seguramente van a hacer los bancos centrales a muy corto plazo.

-¿Hay que prever desde ya algunos sectores beneficiados prioritariamente por esta determinación?

-Yo diría que todos los sectores productores, todos los sectores que forman parte de esta fuerte corriente de comercio que hay entre Argentina y Brasil serán beneficiados, pero sobre todo las pequeñas y medianas empresas, porque las grandes firmas, que abarcan la mayor parte del intercambio, tienen una gran práctica y manejan estas cosas en el marco de sus estrategias globales.

Es muy importante profundizar estas relaciones entre pequeñas y medianas empresas en los espacios sudamericanos y en el Mercosur. Muchas de esas pequeñas y medianas empresas operan en la frontera tecnológica y son portadoras de conocimientos, de nuevas formas de producir, son empresas flexibles con una fuerte integración entre los cuadros de la propia empresa. Por lo tanto, hay que crear condiciones para que este tejido de las pymes del Mercosur se integre y las mismas se vinculen entre sí; así como entre las pequeñas y las grandes. De tal modo que todo lo que sea potenciar el despliegue de estas empresas es un aspecto positivo para el desarrollo y la integración.

-Doctor Ferrer, preguntaba eso porque del otro lado, es decir, el otro grupo de empresarios y comerciantes de Brasil, consultados por nuestra corresponsalía en ese país latinoamericano sobre las reacciones y el impacto que podría tener esta determinación, contestaron lo siguiente:

--"No va a ser una gran diferencia para nosotros, tendremos que cambiar lo que se compre de real para peso, pero nuestro mayor problema es que tenemos que lidiar con medidas legales brasileñas que dificultan un poco traer los productos argentinos".

Adriano Benayón, economista brasileño:

--"Lo más fácil es que cada productor y exportador reciba el valor de su venta en la moneda de su país, en una relación directa con el banco de su mismo país, sin necesidad de tener acceso a recursos en monedas extranjeras".
-Luego de estas declaraciones, y a propósito de las declaraciones de la presidenta argentina hace unos momentos, vía satélite desde Buenos Aires, se pregunta uno si esta determinación no es sólo una cuestión económica, sino fundamentalmente cultural y política. ¿Adiós al dólar?
-Totalmente de acuerdo, yo mismo le dije que esta medida tiene un valor simbólico y, en los términos que mencionó la presidenta Fernández, también en lo cultural. Se pensó en crear una moneda común por lo menos para ciertas transacciones. Esto es un tema para trabajarlo en el futuro, pero estoy de acuerdo en que el sentido de esta medida trasciende el aspecto puramente económico, incluso en todas las negociaciones que se hicieron estos días en Brasil.
Hay cosas que son mucho más importantes que esta de la moneda, como las que ya mencioné en materia de integración industrial, producción naval, la industria aeronáutica, energía nuclear, hidroelectricidad, en el despliegue por ejemplo de las cadenas de valor.
Tenemos que trabajar sobre la base de sectores integrados. Por ejemplo, hubiéramos tenido en el Mercosur una política industrial común de papeles no se huebiera planteado un conflicto entre Argentina y Uruguay, porque en vez de tener una fábrica que exporta materias primas al mercado mundial, habríamos tenido desarrollado en Uruguay y en otras partes, con una integración de la cadena de valor reteniendo, de fronteras para adentro, los aspectos más ricos de la explotación de los recursos naturales.
Vuelvo a insistir: la integración se va a hacer en el plano profundo, real, de la producción y de las inversiones, de la tecnología, en torno de algunos ejes matrices de la integración de los sectores estratégicos, como la transformación de los recursos naturales, bienes de capital, tecnología avanzada, capacitación de recursos humanos y, por lo tanto esta visita que acaba de hacer la presidenta argentina (a Brasil) es un paso en el buen sentido, porque demuestra la infinidad de posibilidades que tenemos en el espacio suramericano.


TeleSUR / dg - MC