VIVA EL CAMPO: Dos de cada cinco peones rurales en Entre Ríos están en negro


En la provincia hay 6 millones de hectáreas productivas, en las que trabajan un promedio de 35.000 trabajadores rurales
La muerte de un grupo de obrajeros misioneros, entre ellos un matrimonio y su pequeña hija, en un accidente ocurrido en la ruta 14 en Corrientes, cuando viajaban desde Bernardo de Irigoyen a Chajarí para trabajar en el desmonte de un bosque de eucaliptos dejó en claro la gran presencia de trabajadores “golondrinas” en territorio entrerriano. Los datos brindados por el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre), único ente autárquico de derecho público no estatal en el que deben inscribirse todos los empleadores y trabajadores rurales del país, revelan que estimativamente en Entre Ríos cada cinco trabajadores rurales hay dos en negro.
La tragedia ventiló el grave problema de la explotación, en especial en la zona rural, porque ninguna de las víctimas que venía a trabajar a Entre Ríos tenía libreta laboral, según informó la Policía de la vecina provincia. Cada temporada, unas 2.000 personas llegan a Entre Ríos desde Misiones, Corrientes, Tucumán y Río Negro, en pos de una esperanza de trabajo, según exhiben los registros oficiales.
El Renatre se encarga de expedir la libreta del trabajador rural, administrar el Sistema Integral de Prestaciones por Desempleo y fiscalizar el cumplimiento de la ley vigente, la cual tiende a evitar el desarrollo del trabajo rural en negro.
En la provincia hay 6 millones de hectáreas productivas, en las que trabajan un promedio de 35.000 trabajadores rurales que dependen de aproximadamente 12.000 empleadores, según los datos ofrecidos por el delegado provincial de Renatre, Eduardo Piaggio.
En la costa del Uruguay se detecta fundamentalmente la presencia de trabajadores golondrina en mucho mayor cantidad que sobre la del Paraná.