LA IV FLOTA NO ESTÁ DE PASEO Escrito por Julio Piumato

RECHAZAMOS OFENSIVA CONTRA LAS DEMOCRACIAS Y LA LIBRE AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS

Estamos ante una nueva ofensiva contra las democracias suramericanas lanzada con una impudicia escandalosa. Al mismo tiempo, la Justicia del Imperio, que aún no pudo develar quién asesinó al Presidente Kennedy, utilizando agentes de inteligencia, monta una escalada tendiente a desestabilizar a los gobiernos de Argentina y Venezuela, contando con la complicidad local de los periodistas a sueldo de la “embajada” y los sectores que vienen intentando desestabilizar al Gobierno Constitucional.
En efecto, poner en duda la financiación de la campaña electoral de nuestra Presidenta, es un paso tendiente a desconocer la soberanía popular. El mandato que el Pueblo dio en Octubre es concluyente: El Pueblo votó por un Proyecto de País que profundice un modelo productivo con la justicia social y la integración con nuestros vecinos suramericanos, tal como lo soñaron nuestros grandes patriotas. Y esto, evidentemente, incomoda a la potencia hegemónica y a los sectores que se enriquecieron con el hambre de nuestro Pueblo.
Al mismo tiempo y desconociendo el concluyente plebiscito que ratificó al Presidente Constitucional de Bolivia hace días, incitados por el embajador imperial (el mismo que a través de fomentar guerras civiles libanizó Yugoslavia) y armados imaginamos por quien (como ocurriera con los “comandos civiles” de la fusiladora en 1955), salen a sembrar muertes, violencia y terror para intentar tumbar la democracia en Bolivia o fraccionar al estilo Kosovo, y generar una guerra civil que justifique una intervención. No resulta, entonces, accidental el intento de golpe y magnicidio en Venezuela pensado y preparado para esta misma semana que fue abortado, creemos que con éxito, por el Gobierno Democrático de la República Bolivariana de Venezuela, que fue defendido en las calles por su Pueblo.
Los trabajadores argentinos no nos sorprendemos. Desde hace más de 60 años conocemos de qué forma se pretende, en la Argentina y en el resto de Latinoamérica, desestabilizar a las democracias nacionales y populares del continente. Desde la irrupción del embajador Braden y la Unión Democrática, hasta la provisión de armamento en alta mar a la flota golpista de 1955, pasando por la demonización de Perón que mágicamente (y de acuerdo a las conveniencias y modificaciones del lenguaje imperial del Departamento de Estado de los EUA) paso de ser estigmatizado de nazi fascista en 1945 y 1946 a agente del comunismo internacional en 1954 y 1955. Y hoy sigue siendo -según recientes expresiones de Condolezza Rice y a pesar de haber muerto hace 34 años- ejemplo de “populismos malos” y parámetro de comparación para que aquellos que se le asemejen en sus políticas pasen a formar parte del “eje del mal”; todo ello para justificar las intervenciones imperiales.
Está claro que la IV Flota Imperial no está de paso. Está claro que vienen por nuestra agua, por nuestra comida, por nuestra energía, por nuestro petróleo, por todas nuestras riquezas, tal como lo venimos advirtiendo desde esta CGT desde hace años. Pero NO PASARÁN. Los trabajadores argentinos respaldamos a nuestro Gobierno Nacional y Popular y nos solidarizamos con los trabajadores, los Pueblos y los Gobiernos de Bolivia, Venezuela, Paraguay y todos aquellos que son agredidos por estas mismas fuerzas. Ratificamos nuestra vocación de paz, de justicia, de unidad de nuestras Naciones y de respeto por la autodeterminación de los Pueblos. Ratificamos nuestro rotundo rechazo hacia cualquier intento desestabilizador, golpista o de intervención extranjera.

Con la misma fuerza y la misma convicción de siempre, DEFENDEREMOS NUESTRAS RIQUEZAS Y NUESTRAS DEMOCRACIAS CONTRA CUALQUIER AGRESIÓN. Con la misma entereza y el mismo compromiso, DEFENDEREMOS NUESTRO DERECHO A VIVIR EN LIBERTAD Y CON JUSTICIA SOCIAL.

Buenos Aires, 12 de Septiembre de 2008

JULIO PIUMATO HÉCTOR DAER HUGO MOYANO
SEC . DE DDHH SEC. DE PRENSA SEC. GENERAL