Perpetua para Bussi y Menendez



El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán condenó hoy a los ex represores Antonio Bussi y Luciano Benjamín Menéndez, por la desaparición de Guillermo Vargas Aignasse en 1976, a prisión perpetua.
El fallo se dio a conocer en medio de manifestaciones bussistas que se reunieron en la calle y en la sala de audiencias para reivindicar a los militares y que reaccionaron violentamente porque el tucumano seguirá con el beneficio de prisión domiciliaria.
Los jueces Gabriel Casas, Carlos Jiménez Montilla y Josefina Curi emitirán el próximo 4 de septiembre los fundamentos de la sentencia.
El fiscal Alfredo Terraf había pedido el traslado de los ex represores a la Unidad Penitenciaria de Villa Urquiza, el mismo lugar donde estuvo detenido Vargas Aignasse.
A ambos se los acusó de ser coautores "penalmente responsables de los delitos de violación de domicilio, privación ilegítima de libertad agravada, homicidio calificado, genocidio, condiciones tortuosas de detención y tormentos".
Además, habían reclamado que en caso de ser condenado, se mantuviera a su cliente bajo prisión domiciliaria, e invocaron a la Constitución para fundamentar su solicitud.