La dirigencia rural "confunde el cumplimiento de reglas con trabas y controles con políticas arbitrarias"


El titular de la ONCCA, Ricardo Echegaray, aseguró que la dirigencia rural "confunde el cumplimiento de reglas con trabas y controles con políticas arbitrarias"
El Presidente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), Ricardo Echegaray, afirmó hoy que "la dirigencia rural confunde el cumplimiento de reglas con trabas, control con políticas arbitrarias", y aseguró que los ruralistas "siguen defendiendo la informalidad en el campo y los mecanismos de elusión fiscal".
Así le respondió al presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, quien responsabilizó a Echegaray de trabar las exportaciones del sector agropecuario.
El titular de la ONCCA señaló que "el escenario que genera la crisis mundial de alimentos, puede y debe ser aprovechado por nuestro país", pero advirtió que "las oportunidades de los sectores concentrados, no pueden excluir al resto de los argentinos y condicionar nuestra seguridad alimentaria".
A través de un comunicado, indicó que "un sector históricamente privilegiado como el que representa Luciano Miguens debería hacer un esfuerzo para tener más apego a las reglas, minimizar su fervorosa construcción de políticas de concentración económica y embarcarse en competir en un mercado algo más transparente".
"La Sociedad Rural no está para sacar y nombrar a los funcionarios de Agricultura. Tampoco para dictar las políticas agropecuarias como hicieron en otros tiempos. Como dice Miguens, esas sí eran políticas arbitrarias", sostuvo Echegaray.
Consideró que "la dirigencia que año tras año se nuclea en el predio de Palermo, no debe inquietarse por carecer del manejo de las políticas públicas". "Los argentinos hoy tenemos un gobierno que gobierna. Un gobierno que mantiene una visión de desarrollo productivo integral y distribución de la riqueza que deja de lado el egoísmo", aseguró el titular de la ONCCA.
Subrayó que "deben saber los ruralistas de Palermo que mientras más produzcan y más declaren, más exportarán".
Precisó que "hay 900 mil toneladas de trigo pan recientemente autorizadas para su exportación, número surgido de la producción declarada ante la ONCCA".
"Si quieren leer esto como una señal de la ONCCA al mercado, la señal la puedo explicar en cuatro palabras: deben transparentar su producción", remarcó el funcionario.
Así concluyó que "la dirigencia de Palermo confunde el cumplimiento de reglas con trabas, controles con políticas arbitrarias", y añadió que "siguen defendiendo la informalidad en el campo y los mecanismos de elusión fiscal".
Sostuvo que "ya es hora de que la Sociedad Rural deje de apoyarse en las Leyes que diseñó (el ex ministro de Economía de la última dictadura militar José Alfredo) Martínez de Hoz para salvaguardar la especulación de las grandes exportadoras de cereales".
Destacó que los productores "cuestionan la Resolución 543 de la ONCCA, porque ha sido la única herramienta efectiva con la pudimos rápidamente combatir la elusión fiscal que la Ley de Granos les permite".
"Es hora de cambios, y los ruralistas de Palermo deben comprender que el pago de los derechos de exportación ya no puede ser un componente más de la especulación en el comercio de granos, cereales y oleaginosas", concluyó Echegaray.
También sostuvo que "lástima que los ruralistas de Palermo no tienen en cuenta qué algunos de sus socios en 2007 exportaron 90 por ciento% de su producción a paraísos fiscales, como Mónaco, Islas Vírgenes e Islas Caimán".
Precisó que "la Aduana estableció que 86 por ciento del aceite de soja a granel, también, fue facturado a paraísos fiscales", y añadió que "80 por ciento de las exportaciones de harina de soja tuvieron estos mismos destinos".
"La Sociedad Rural no debería molestarle que esta Oficina, la Aduana o la AFIP hagan su trabajo en la búsqueda de la equidad y la transparencia comercial agropecuaria", afirmó Echegaray.