Luego de tener durante 101 días una Nación bajo constantes agravios. Convencidos que sus derechos están por encima de  los derechos de toda la sociedad. Redoblaron sus amenazas a nuestras instituciones y sus representantes, develando una vez más sus convicciones,  de que quien no haga lo que ellos digan, entonces debería irse.