"El Deber"


El atributo otorgado al presidente del Senado no es patrimonio personal sino de representación, o sea que lo debe ejercer
en nombre del Poder Ejecutivo,nunca en contra. Si violenta sus convicciones tiene la posibilidad de renunciar a la tarea, antes o después de cumplirla,pues de lo contrario convierte el acto en irresponsabilidad institucional. En su posición nocabe el clásico debate de si la banca pertenece al partido o a quien la ocupa, porque en el sistema de las listas sábana los méritos individuales
son relativos, ya que su inclusión es potestad exclusiva del candidato de cabecera, debido a que los votantes no tienen la posibilidad de tachar al que no les gusta.