CON LA SOJA EN EL CUELLO Por Lido Iacomini

Esta horrible sensación ya está invadiendo a la mayoría de los argentinos. De quienes sufrimos el desaprensivo desabastecimiento y padecemos este shock inflacionario provocado por la protesta agraria. De quienes sabemos que los cortes de ruta fueron funcionales a la especulación y al enfriamiento de la economía. De quienes confiamos y luchamos por el respeto a la voluntad mayoritaria expresada en los comicios recientes. De quienes estamos preocupados por la suerte del esquivo destino popular y democrático que nos merecemos. Un ahogo de impotencia ante la saturación mediática con los discursos de los De Angeli, Buzzi, Llambías, etc.
(Para ver nota completa clickea el titulo)